Miércoles, 03 Julio 2013 11:16

Maestría en docencia en Educación Secundaria

La Maestría en Docencia en Educación Secundaria es una opción orientada a contribuir a la superación académica del personal docente en servicio del nivel de educación  secundaria del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo. En esa intencionalidad legitima su pertinencia, a partir del supuesto de que ningún conocimiento, como ninguna formación, son suficientes para afrontar las exigencias educativas del movimiento de la realidad social. El diseño curricular recupera insumos de distintos paradigmas y los articula en base a exigencias que se consideran significativas para la superación académica que se piensa necesaria para mejorar la práctica docente del nivel en el Estado de Michoacán en el presente y en el futuro inmediato.

 

Se ha buscado significar contenidos de cuerpos teóricos científicos vinculándolos con la experiencia y necesidades formativas de los maestros, pertinentes para reflexionar y transformar la práctica docente, como exigencia de un proceso que recupere distintas concreciones para la construcción sistemática y ordenada de un estilo de relación pedagógica capaz de generar opciones que contribuyan a potenciar y desarrollar prácticas docentes innovadoras. Es en este sentido que el estudio de casos y el diseño y desarrollo de proyectos de práctica docente articulan el desarrollo curricular y propician a los maestrantes a informarse y formarse, mediante el dominio de distintas competencias profesionales, en una doble perspectiva: su transformación personal y la de su desempeño docente.

 

La práctica docente es concebida como la praxis social, objetiva e intencional en la que intervienen los significados, las percepciones y las acciones de los agentes implicados en el proceso, así como los aspectos político-institucionales, administrativos y normativos que, de acuerdo al proyecto educativo nacional, delimitan la función del docente. Es evidente que solamente con los maestros y al innovar su práctica se podrá transformar la educación. Concebir a los docentes como sujetos protagonistas de su propio proceso de formación, desde el análisis de su práctica, puede ser la garantía de que su esfuerzo por actualizarse repercuta de manera significativa en el aula, para una educación de calidad en mejores escuelas.

 

Se trata de considerar al docente en relación con su práctica como espacio de análisis, discusión, confrontación y cambio. En el caso de la educación secundaria ésta es un espacio de formación que urge transformar, en virtud de que enfrenta problemas de identidad, saturación curricular, formación de adolescentes, preparación para el trabajo y para continuar estudios, consolidación de la educación básica, aislamiento docente, entre otros problemas.

 

 

Desde la perspectiva de un postgrado centrado en el análisis y transformación de la práctica docente, el proceso formativo implica un esfuerzo de autogestión, de introspección, de autocrítica, de autovaloración y de compromiso: se trata de tomar distancia respecto de la propia práctica educativa, de mirarla como lo harían otros, para volver a acercarse a ella con otra intencionalidad, construyendo el futuro en el presente, lo cual implica una formación a partir de necesidades de innovación provenientes directamente de la observación del quehacer cotidiano, para dejar de ser simplemente ejecutor de lo que otros deciden. Se trata de que el propio docente (a partir de sus preocupaciones, problemas y saberes) reflexione, decida y participe en el cambio necesario. Implica que el docente sea protagonista del proceso de revisión crítica de su quehacer, a efecto de desarrollar la convicción y el deseo de cambiar.

Visto 5952 veces Modificado por última vez en Miércoles, 18 Septiembre 2013 12:59

Artículos relacionados (por etiqueta)